Reflexiones en confinamiento

Mi alma al desnudo

Aunque esté encerrada entre cuatro paredes…

Los límites de la mente son inconmensurables. Aunque el cuerpo pueda sentirse encadenado, aprisionado entre cuatro paredes, un techo, el ventanal da rienda suelta a la mente que no se conforma.